martes, 12 de diciembre de 2006

Enfadado...

Enfadado, conmigo mismo. Por confiarme a la suerte, por confiarme a otros… Dejé que todo volara, dejé libre mis pensamientos. Sé que hice mal, ahora no quieren volver. No es de extrañar, nada ni nadie quiere estar al lado de alguien así... Escapóseme la situación de las manos, no hay vuelta atrás… Sólo queda sentarse en el andén y esperar a que llegue el tren. No tengo prisa. No pienso llorar. Tampoco derrumbarme. Voy a mirar hacia delante. Intentaré enmendar mis fallos, poco a poco, sin prisa. Tengo toda una vida por delante… ¿Es suficiente una vida para corregir todos los errores?


1 comentario:

Perra Rubia dijo...

Porque de todas maneras me gusta vivir en este jodido mundo enfermo...

Y el tiempo... El tiempo es un chivato cabron que nos pone en nuestro sitio...

Saludos :)